martes, 8 de octubre de 2013

Guindilla.

Las especies cultivadas difieren de las silvestres debido al largo periodo de tiempo, a veces más de 6000 años de cuidadosa selección por el hombre. La frecuente hibridación entre las especies cultivadas dio lugar a múltiples variedades sumamente diferenciadas que pueden ser fértiles, pudiendo sus descendientes híbridar de nuevo con otras especies.
Como podéis ver la diferencia con la entrada de ayer  es bastante, lo primero estas son más delgadas y finas, son picantes y se usan como encurtidos, como yo las uso. A mí marido le gustan mucho, será de la época que vivimos en el País Vasco, que son muy típicas allí, a mí también me están gustando ya. Otra forma de hacerlas son fritas,( aunque os tiene que gustar el picante )o a la plancha.         

8 comentarios:

  1. Ta papryka jest dobra dla smakoszy, dla mnie za ostra :)
    Este pimiento es bueno para gourmets, demasiado difícil para mí :)

    ResponderEliminar
  2. Éstas sí que sí, Guindillas!! ;-)
    A mi no me va el picante, pero conozco verdaderos aficionados... qué valor!! y que estómagos!! Jeje
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raúl, si estas si son las guindillas, con el vinagre casi no pican y se comen bien a mí ya me gustan, pero solo como dos o tres.. Besitos.

      Eliminar
  3. Ay Teresa, tienen un aspecto inmejorable, pero que valiente se tiene que ser para comerlas....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se comen muy bien, casi no pican. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Pues yo sigo sin cogerles el gusto; las preparo sólo para mi compañero. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salomé, a mí ya empezaron a gustarme. Besos.

      Eliminar