jueves, 2 de agosto de 2018

Recogiendo la cosecha día a día.

Empiezan poco a poco los tomates.
Con las moras hago mermelada.
20 de julio de 2018.

14 comentarios:

  1. Paso por esa ración de moras...
    Ñam!!!
    Me chiflan!!
    Ojalá pudiese ir a cogerlas contigo :)

    Besos morados, mi lindísima Teresa. ;)

    ResponderEliminar
  2. Que bueno todo Teresa, esas moras madre mía que pinta, hace años que no como:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Aquí no hay moras todavía. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están son otra variedad, no son silvestres. Besos.

      Eliminar
  4. Wow! Straight from your garden.
    Love this post.

    Ann
    https://roomsofinspiration.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Las moras pertenecen al mundo de mi infancia el que yo conocí en Asturias y que me desgarraron los vestidos y arañaron mis manitas. Siempre quería alcanzar las moras más altas. En Asturias, las moras silvestres no están todavía en sazón.
    ¡Qué buen aspecto tienen los tomates! ¡Qué suerte tienes! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Franziska. Estás moras no tienen espinas, se pueden coger sin pincharse. Besos.

      Eliminar
  6. Buena cosecha y buena pinta esos tomates, eso está muy bien Teresa comiendo de los que uno planta es una delicia coger esos frutos y más delicia es el comerlos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, me encanta comer los frutos del huerto. Besos.

      Eliminar