martes, 17 de mayo de 2016

Si llueve no me mojo. Troncos con algo especial.

Tronco de encina.

17 comentarios:

  1. Hola Teresa, los años que debe tener esa encina, si pudiese hablar cuantas historias nos podria contar verdad?, buena sombra debe dar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que era pequeña la conozco igual, ¡ centenaria si que lo es! Besitos.

      Eliminar
  2. Precioso tronco, a mi también me gustan me parece que son mágicos. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Precioso tronco, a mi también me gustan me parece que son mágicos. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Paseando por nuestras dehesas y bosques no podemos encontrar con estos árboles tan fantásticos , con esos troncos tan admirables.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí la dehesa esta cerquita de casa, paseamos mucho por ella y se encuentran encinas preciosas. Besitos.

      Eliminar
  5. Teresa, me entra la curiosidad sobre el árbol y esa hendidura en el tronco. Te cuento la historia de los pinos canarios que también están así. Antiguamente se vendía la "brea" para hacer resinas y las sacaban de los pinos. Hacían un hueco y le iban cortando la madera para que soltara la sabia.¿ A ese le habrá pasado lo mismo?
    Vi un programa destinado a la recogida de brea y me quedé asombrada por las formas de hacer heridas a los árboles. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Candela, estas son por otras causas ¡ tendré que informarme ! Besos.

      Eliminar
  6. En mi tierra hay bosques llenos de estos arboles que hacen inspirarnos miles de historias.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en Extremadura hay muchísimas. Besos.

      Eliminar
  7. Sim que são fantásticos estes troncos de Azinheira (como conheço na bibiografia portuguesa)!!!
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en Portugal, también hay muchas. Besitos.

      Eliminar
  8. Un tronco divino!
    Que bonitos son los arboles viejos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Preciosidad... Este es para un cuento de gnomos y duendes.

    Besos, Teresa.

    ResponderEliminar