jueves, 19 de mayo de 2016

Cosas de la naturaleza. Ombligo de Venus.

Veis este tallo de Ombligo de Venus, esto se llama fasciación y consiste en una deformación, del tallo o de la flor, en esta ocasión es del tallo.

Aquí se aprecian las diferencias, las dos pequeñas de la derecha serian las normales.

22 comentarios:

  1. Buenas noches Teresa.
    Con sus hojas hacíamos una especie de música cuando era una niña feliz en esta aldea,siempre creí que los tallos largos eran sinónimo de buena situación,¡ siempre aprendiendo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tallos altos si Maruxa, pero no los anchos. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  2. Que curioso, muchas gracias por mostrarlo. Besetes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Raúl, yo encantada. Besitos.

      Eliminar
  3. Hola Teresa, no conocía esta hermosa planta y menos aun su curioso nombre, me ha encantado y mas aun tus explicaciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Piruja, me encanta que te guste. Besos.

      Eliminar
  4. Teresa, este planta yo veo por primera vez, es interesante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadezda, encantada de verte. Gracias y besitos.

      Eliminar
  5. Te fijas en detalles que para otros pasarían desapercibidos, interesantes estas cosas de la naturaleza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Jesús, me encantan esos detalles. Un beso.

      Eliminar
  6. Es muy curiosa y su nombre más. Besetes.

    ResponderEliminar
  7. Ostras!!! Qué cosa más rara!!! Esta no la he visto nunca. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Curiosísima esta fasciación, la había visto en algunas hojas pero nunca en este tipo de planta, me ha gustado mucho ¡ya sabes que siento curiosidad por estas cosas especiales!
    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé Montse, ya te iré enseñando algunas más. Besos.

      Eliminar
  9. Es curiosa y bella a la vez.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Aún así, sigue siendo bella.

    Besos, Teresa.

    ResponderEliminar